martes, 9 de marzo de 2010


El texto ominoso

Beatriz molesta, indignada
en la sesión del Congreso
protestó ser difamada,
y dice que es un exceso.

Ese bochornoso texto
estalló como una bomba,
y salieron con pretextos
sin lograr parar la tromba.

Y encima las dos bancadas
aludieron transparencia
con posturas descaradas.
¡Hipócritas sin conciencia!

También a la izquierda chucha
le llovieron sus verdades
y sus alianzas panuchas,
quedaron en veleidades.

Se armó la de San Quintín
y los unos y los otros
en degradación sin fin,
nos dan náuseas a nosotros.

Momis