viernes, 17 de septiembre de 2010

El Grito de los Libres

Contrastando los excesos
y el ofensivo derroche
de ese festejo fantoche,
que resultó tan espeso…

En Tlatelolco los Libres,
vivieron estremecidos
en gran familia reunidos,
sucesos de otro calibre.

Ahí se vivió humildad,
emotiva calidez,
sin boato, con sencillez
con verdadera hermandad.

AMLO gritó emocionado,
y dio reconocimiento
como nadie hasta el momento,
a los héroes olvidados.

Muy diferentes vivencias:
pomposa una, acartonada
la otra Libre, esperanzada,
¿cuál nos deja más esencia?

Momis