miércoles, 12 de mayo de 2010

“Nadie tiene el derecho de prohibirnos soñar”: David Faitelson.

Hermoso y loable pensamiento
con el cual yo coincido totalmente,
el sueño de un México diferente,
justo, feliz, sin pobreza, no violento.

Que los despidos en masa se acabaron
y que hay prosperidad por donde quiera,
que un futuro brillante nos espera
porque los malos gobiernos se esfumaron.

Soñar que la Patria, una mañana
se despierta sin una sola muerte,
y que rostros tranquilos y sonrientes
se pueden apreciar por la ventana.

Esta frase sería grande y genial
si tuviera que ver con estos sueños,
pero no, la motivaron los empeños
de algo que es tan pueril como el mundial.

Momis