miércoles, 14 de julio de 2010

Gomont y Lozasno

Ayy este par de mamertos
uno cree en Dios y es feliz,
el otro hombrecillo gris
un lamecolas perfecto.

Muchos dimes y diretes
por días fueron y vinieron,
y de todo se dijeron
este parcito de ojetes.

Uno mocho, el otro porro
a cual más de mentirosos
ineptos pero ampulosos,
ambos un maldito engorro.

De los dos no hacemos uno,
y si le dan a elegir.
¿Por cuál se va a usted a ir?
¡Claro está que por ninguno!

Momis