miércoles, 21 de marzo de 2012

Enfrentamiento de policías ministeriales y de Seguridad Pública acaban con vida de ciudadanos inocentes.

¿Por qué? Indigna a tabasqueños muerte de una familia
Enfrentamiento de policías ministeriales y de Seguridad Pública acaban con vida de ciudadanos inocentes.

José Angel Castro / Josué Pérez Hernández

Una familia muerta fue el trágico saldo de la persecución y enfrentamiento entre elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y policías ministeriales de la Procuraduría General de Justicia del Estado el día de ayer.

Dos niños y dos adultos fallecieron atropellados por una camioneta marca Cheyenne color negra, de doble cabina, con placas de circulación VM-31905, asignada al director de la Policía Ministerial, Mario Romero Acevedo, la que se subió a una banqueta en la colonia El Aguila y arrolló a la familia de músicos ambulantes originarios de Oaxaca.

Todo lo anterior, se derivó de una confusión y falta de comunicación entre las corporaciones policiales del estado, ya que un aviso general del Centro de Cómputo, Control y Comando, denominado C-4, a las patrullas de Seguridad Pública desencadenó un operativo para la localización de una camioneta doble cabina y sin matrícula de circulación en la que, presuntamente, una persona había sido levantada o secuestrada sobre el periférico Carlos Pellicer Cámara, a la altura de la colonia Guayabal.

Sobre el presunto 'levantón', existen dos versiones: la primera de ellas habla que un taxista habría sido extorsionado por elementos de la Policía Ministerial y éste pidió el auxilio de la policía estatal, dando pie a la movilización.

Una segunda versión de los hechos, asegura que la detención del homicida, Rafael Morales Gobina, alias 'El Cubano', quien dio muerte a una persona de nombre Norberto Cambrano de 30 años, el pasado 11 de marzo dentro de una tienda de abarrotes, en el fraccionamiento San Angel, fue tomada por testigos como un secuestro y esto movió a los preventivos estatales.

La camioneta boletinada por C4, fue ubicada por los elementos preventivos sobre la avenida Paseo Tabasco, frente a una gasolinera en la colonia Jesús García, pero al marcarle el alto, ésta no se detuvo, lo que obligó a que una patrulla de Seguridad Pública le cerrara el paso en el entronque con la avenida Gregorio Méndez.

Para sorpresa de los policías, al lugar arribaron decenas de elementos ministeriales en auxilio de los ocupantes de la camioneta negra, quienes presuntamente resultaron ser agentes de la PGJ que se negaban a identificarse o mostrar a la persona que llevaban a bordo de la unidad.

La negativa a identificarse de los policías encubiertos fue lo que detonó un enfrentamiento a golpes entre los preventivos y los ministeriales, estos últimos con superioridad numérica, por lo que lograron desarmar a cinco uniformados de la SSP para luego llevárselos detenidos.

Entre los uniformados detenidos, trascendieron los nombres de Eleazar Díaz y Martín Medina, este último habría resultado con una herida en la cabeza producto del cachazo con una pistola.

A este lugar, habría acudido el director de la Policía Ministerial, Mario Romero Acevedo, mismo que al percatarse del proceder arbitrario de sus elementos trató de deslindarse de los hechos al abandonar a toda velocidad las instalaciones de la PGJ.

En el intento de zafarse de su participación en el enfrentamiento entre ministeriales y preventivos, Mario Acevedo, acompañado de su chofer y escolta, Francisco Villegas, tomó la calle Venustiano Carranza a toda velocidad a bordo de la unidad Cheyenne.

Pero al llegar al cruce con Francisco Sarabia, de la colonia El Águila, chocaron contra una unidad tipo Ford Escape color gris con placas 609-UMV, del Distrito Federal, para luego salir proyectados contra la banqueta.

Desafortunadamente, sobre la acera se encontraba comiendo una familia de músicos que vivían de la limosna, los cuales fueron embestidos por la camioneta de la ministerial, que terminó por colisionarse contra dos vehículos estacionados y atrapada entre una casa y una Dodge.

En el accidente, dos de los integrantes de la familia murieron, una niña de seis años de edad y una mujer embarazada; mientras que el jefe de la familia, identificado como Ángel Sánchez Hernández, de 34 años, murió en el traslado a un hospital, mientras que el niño de siete meses falleció en el Hospital del Niño.

Cabe señalar que los ministeriales detuvieron a los ocupantes de la camioneta Escape, de nombres Eduardo Vázquez Ataque y Juan Vargas, quienes fueron golpeados y después dejados en libertad, al darse a conocer como responsable a Francisco Villegas Arias, policía ministerial que presuntamente viajaba a bordo de la camioneta que provocó el accidente.

Pide perdón el procurador

Ante la muerte de las cuatro personas arrolladas por una camioneta de la Policía Ministerial, el procurador General de Justicia del Estado, Gregorio Romero Tequextle, pidió perdón a la sociedad y se comprometió a darle todo el apoyo a los deudos de las víctimas.

"Nos comprometemos hacer todo lo posible porque se proceda en contra de quien resulte culpable, tal como debe de ser", dijo, e indicó que se están solicitando los partes informativos de la Policía bajo su mando como a la estatal, y se robustecerá con videos y testigos para actuar conforme a derecho.

Lamentó que este hecho haya lastimado la imagen de ambas corporaciones,, "pero en esta ocasión, tal vez no se actuó con la debida prudencia y se hizo a un lado la disciplina".