jueves, 9 de diciembre de 2010

Diez años de gobierno del PAN: puros desastres y ningún logro

Gerardo Peláez Ramos
Rebelión

El Partido Acción Nacional no es un partido joven; al contrario, es un viejo instituto político que rebasa los 70 años de edad. Tampoco ha sido un partido democrático: nació, en septiembre de 1939, para combatir las reformas estructurales del gobierno de Lázaro Cárdenas, promover los intereses del gran capital y defender a la ultraderecha en el mundo, en especial al gobierno golpista de Francisco Franco, aliado de Adolfo Hitler y Benito Mussolini. No hay por qué, pues, comulgar con mitos elaborados, endulzados y difundidos por los “teóricos” y publicistas de la derecha en el poder.

En cuanto a los 10 años de ejercicio gubernamental del PAN, es suficiente con mencionar los siguientes resultados:

1. Imponer mediante un gran fraude electoral a un hombre que no tiene un ápice de estadista, ayuno de oficio político, carente de sensibilidad política y difusor profesional de falacias, cuentos y leyendas. Este individuo tan singular, que gobierna al país más poblado de habla española, lleva el nombre de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.

2. Conducir a México del lugar número 9 que ocupaba en el año 2000 entre las economías del mundo, a la posición 14 en la actualidad. En la historia posrevolucionaria del país no existe otro ejemplo de desastre tan escandaloso.

3. Aumentar el número de pobres en seis millones de habitantes, mientras en el resto de América Latina y el Caribe se redujeron, limitadamente en algunos casos, los índices de la pobreza y la extrema pobreza. En el caso de Venezuela, los logros son muy importantes gracias a la política del gobierno bolivariano.

4. Incrementar el número de desempleados, subempleados y trabajadores ocupados en la economía informal, exactamente a la inversa de lo que ocurre en Venezuela y otros países hermanos del subcontinente latinoamericano.

5. Establecer salarios de hambre, que impiden el desarrollo del mercado interno, precarizan la vida de obreros, empleados, profesionistas y técnicos, expulsan mano de obra hacia Estados Unidos y crean estados de ánimo depresivos en la población nacional.

6. Disminuir y desmantelar la seguridad social, con el saqueo de las finanzas del Instituto Mexicano del Seguro Social y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, la corrupción de los directivos institucionales, la subrogación de las guarderías del IMSS, la privatización de áreas enteras de estos organismos y otras medidas que conducen a la desnaturalización del IMSS y el ISSSTE, así como se fortalece al elefante blanco llamado Seguro Popular.

7. Reprimir y buscar suprimir al Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, el Sindicato Mexicano de Electricistas y otros sindicatos democráticos e independientes, al mismo tiempo que promover a la Alianza Sindical Mexicana, que integran la Confederación Auténtica de Trabajadores de la República Mexicana, la Confederación de Trabajadores de Sindicatos Independientes (cuyo pilar es la Federación Nacional de Sindicatos Independientes, centro y cabeza del sindicalismo blanco), la Confederación de Agrupaciones Sindicales Mexicanas, la Confederación Mexicana Sindical y otros organismos menores, así como a la Organización Sindical de Técnicos y Trabajadores de la Industria Aérea de la República Mexicana.

8. Continuar con el programa de la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte, que fue suscrito de manera ilegal el 23 de marzo de 2005 por Vicente Fox con el presidente gringo George W. Bush y el primer ministro canadiense Stephen Harper, para extender el área de seguridad de Estados Unidos, que es el país más odiado y combatido en todo el mundo. Así, se expone la seguridad de México al pertenecer a un bloque agresivo que encabeza la mayor potencia imperialista del planeta. Fox y Calderón pasarán a la historia por poner a nuestro país en la mira de los enemigos de los yanquis, que son legión. De esta manera se expresan la irresponsabilidad y el aventurerismo de elementos sacados de las cavernas de la ultraderecha.

9. Suscribir el 30 de junio de 2008, de manera ilegal, la Iniciativa Mérida con Estados Unidos para, supuestamente, combatir el narcotráfico, el crimen organizado y el “terrorismo”, cuando es un secreto a voces que Estados Unidos tiene más drogadictos que América Latina, el Caribe y Canadá juntos y es campeón en esta materia en el mundo entero, es el principal lavador de dinero ilegal, el mayor proveedor de armas al crimen organizado y el narcotráfico, y siguen circulando por su territorio, anualmente, cientos de toneladas de enervantes sin que sean detenidos, procesados y condenados los capos de tan lucrativo negocio, a la vez que tales fenómenos continúan creciendo a ciencia y paciencia de las autoridades gabachas.

Como resultado lógico de andar haciendo tareas sucias a los gringos, han sido asesinados alrededor de 30 mil mexicanos en lo que va del sexenio de FCH, aumenta el narcotráfico en forma alarmante, crece y se amplía el control de territorio por parte de los cárteles de Sinaloa, la Familia, el Golfo, los Zetas, Juárez, Beltrán Leyva y Tijuana, mientras el “Presidente de la República” sigue esparciendo conclusiones fantasiosas que no las cree ni siquiera Luis Pazos.

Paralelamente, el imperialismo norteamericana instala un centro de operaciones de agentes del Departamento de Estado , el Departamento de Justicia , el Consejo Nacional de Seguridad , el Pentágono , la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la Federal Bureau of Investigation (Oficina Federal de Investigación) y la Drug Enforcement Administration ( Administración de Cumplimiento de Leyes sobre las Drogas) en plena ciudad de México.

10. Dar la espalda a los países hermanos de América Latina y el Caribe, que con Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros estados se oponen al hegemonismo norteamericano e impulsan la unidad regional, en tanto que FCH unce a México como furgón de cola del ferrocarril usamericano, llegando al extremo de rendir homenaje en el Cementerio Nacional de Arlington, en Virginia, EU, a los bandidos que ensangrentaron el suelo mexicano en 1846-1848, en 1914 y en 1916-1917. Ése es el patriotismo de los líderes del PAN.

Tales son, en síntesis, algunos de los resultados de los 10 años en que ha gobernado el Partido Acción Nacional, para desgracia de México. Podrían mencionarse otros resultados desastrosos del panismo en el poder, pero con los señalados es factible darse una idea de lo que realmente ocurre y ver en vivo cómo superan a sus aliados los priístas. Nadie en su sano juicio puede creer, naturalmente, la retahíla de informes mendaces de representantes de intereses ajenos a los mexicanos.

Link.